Anecdota de Philidor

Publicada en «The Philidorian – A Magazine of Chess, and other scientific games» – Página 117

Editado por: George Walker

Año: 1838

«La oleada de rumores que se derraman sobre el tablero de ajedrez, por ciertos jugadores, a menudo ha despertado el asombro de los no iniciados; pero la costumbre, por ridícula que sea, es meramente mecánica y no impide el ejercicio de los poderes de razonamiento.
M. de la Garde, primer valet-de-chambre de Louis XVI, se presentó un día en el Café de la Regence, con un amigo, para ver al gran Philidor; y se sentaron para ver el juego en curso. Para sorpresa del extraño, se encontró a Philidor realizando todo tipo de bromas y burlas; riéndose a carcajadas, cantando fragmentos de canciones de ópera, silbidos y otra suerte de interpolaciones relacionadas con el ajedrez, familiares para jugadores de primer nivel. M. de la Garde, que había tenido la intención de que Philidor causara sensación, estaba, por supuesto, molesto al ver al león rugiendo como si fuera una paloma, y, para contrarrestar la impresión desfavorable, susurró a su visitante: «Mira a ese hombre; él es Philidor, el primer jugador de ajedrez del mundo. Lo tomarías por tonto, ¡pero es todo un genio!»